Ángel Carlos Sánchez

De La Siega, la enciclopedia libre.





Muriendo de amor por esa perra
Para ella, es decir, para nadie


Es bella la asesina:
tiene su mirada el filo de un diamante
y de su piel emana una toxina alucinógena;
su cuerpo es una parvada de aves ciegas
que vuelan hacia el mar por puro instinto.
Es bella: de sus pasos brotan árboles de sombra,
y alrededor la luz llovizna y quema el suelo.
Es poca cosa compararla con la sangre,
pero es hermosa como el brillo de una herida,
como una pequeña dosis de suicidio.
Es bella: su palabra forma huecos en lo oscuro.
Es hermosa y lleva entre los dedos,
como ramo de flores palpitante,
un agujero negro en expansión.







© Ángel Carlos Sánchez (Derechos reservados. Ver Aviso Legal).

Volver a Las tres voces de la diosa: 22 poetas mexicanos.