Alejandra Fritz

De La Siega, la enciclopedia libre.




//

Conocí a un hombre con los ojos mudos
hay quienes nacen con la boca ciega
la boca vacía desde siempre

Cuando canta se mueve como si nadie lo estuviese mirando
muda su ropa con los ojos cubiertos
no importa que se ponga
de todas formas cada mudanza es un rito
mudos los ojos      sin gafas oscuras
mudos los brazos    los mueve despacito
ciegos los pies      en puntitas baila

Quizás seria bueno llenarse la boca de ojos
que solo digan lo que ven
mudarse a otro lugar de la habitación
con un poco mas de luz
permanecer en silencio hasta que algo ocurra
de esa manera
el paso de un día solo se podrá distinguir
por cambios de temperatura
juegos de niños o peleas callejeras
para que en algún momento
la cabeza llegue a la altura del pecho
y sea mejor permanecer horizontal
porque al parecer es mas de noche que antes





Tour

Cortan la luz por falta de pago
paso la noche a oscuras
las velas y el sol por ahora son un lujo

He memorizado cada centímetro
a solas camino por toda la casa
ya grande sin sustos comienzo el tour

Entre las desordenadas sillas me deslizo
las repisas llenas de adornitos de loza para mi no son obstáculo
orgullosa me siento en el sillón
para una vez más descubrir que no es el lugar más cómodo

Subo las escaleras
con los ojos cerrados pruebo mi destreza de trapecista ruso
sorteo las barandas con el corazón ansioso
                                    Sé que mi cabeza de matruschka
                                    se destrozaría fácilmente sin previa red
En el camino inflamable
enciendo un cigarro
la madera cruje diciendo apaga eso!
De las paredes las ventanas del piso
de la puerta me burlo

Junto a la cama a lo lejos escucho
“My hearth belongs to daddy and my daddy belongs to my hearth”
a la almohada me abrazo
lentito empiezo a bailar
espero que la luz vuelva por arte de magia

Escuchando a Ella Fitzgerald
balbuceo un ingles casi infantil
en un espacio que solo da lugar a la mudez






© Alejandra Fritz (Derechos reservados. Ver Aviso Legal).

Volver a Poesía del fin del mundo: 97 poetas chilenos con vida.