Alejandro Cerda

De La Siega, la enciclopedia libre.




De Contemplaciones (selección de poemas zen).


Afterimages

Se reintroducen las imágenes a su escena:
el lago traspasa las formas que entran en él.
Gansos salvajes vuelan en dirección opuesta
al sentido en que el viento acoge sus movimientos.
Las formas que se desprenden de este reflejo
pasan por el tiempo perdiendo su consistencia.








Poema silencioso

Nos íbamos por la ruta
de los hombres pájaros
hacia la costa de los muertos
donde los chinos
practicaban el misterio
del poema silencioso.
Cruzábamos las islas
donde los bambúes
recreaban la perfección del silencio
y las flores de loto
construían sus casas de agua
en el país de la lluvia.
Entonces solíamos replegarnos
a lo más hondo del espíritu,
a los largos sonidos
que meditaban en nuestra existencia,
a la inmensidad del alma
donde habitaba la intensidad
con que un hombre sueña.
Luego, en la madrugada,
el advenimiento de antiguas palabras
restaba fragmentos
a un silencio que hablaba
por dentro de nosotros.
Finalmente llegábamos
al horizonte de las sombras
donde todo era para nosotros,
la descarga del viento en nuestras frentes
y un breve espacio de luz
moviéndose entre la oscuridad
y el reflejo del agua
dejado en nuestros ojos.









Sombrero

Como si las volutas del té
nos dijeran:
“La vida es un sueño que ya se soñó”.
Ahora recuerdo tu casa
con olor a barco viejo
y tu sombrero suspendido
sobre el vaho de tu cuerpo.
Recuerdo el oleaje de luces
que atravesaban las habitaciones
y el sonido del agua lavándote los pies.
Recuerdo la danza en el salón
como si fueras una ciega palpando la claridad del día,
y recuerdo la belleza de tus ojos absortos,
como el recuerdo de un gato
mirando la oscuridad.






© Alejandro Cerda (Derechos reservados. Ver Aviso Legal).

Volver a Poesía del fin del mundo: 97 poetas chilenos con vida.