Alfredo Carrera López, "Sala de fumadores"

De La Siega, la enciclopedia libre.

Por Alfredo Carrera López

para Martha Estrada,
por las palabras

Miro a esas mujeres que fuman sus cigarros
como si hicieran el amor.
Carmen Villoro


La mujer enciende el cigarro y no lo ve. Lo lleva del cenicero a su boca, aviva el fuego que no es fuego. Platica a intervalos, de pronto vuelve a darse cuenta de la existencia del que se consume y vuelve el juego: cenicero, boca, fuego, cenicero, humo.

Ella no está sola y cada cierto tiempo prende algún cigarrillo, a algunos los lleva con más frecuencia a su boca que a otros, son como los hombres que quizá tenga en su vida.

Si habla o no; si toma algún liquido o no; si observa algo o no, no importa, todos estamos aquí viéndola de a ratitos, somos como los que esperan adentro de la cigarrera. Y siempre pasa igual: al principio está el fuego, el cigarro arde, y al final sólo quedan cenizas.




© Alfredo Carrera López (Derechos reservados. Ver Aviso Legal)

Volver a Número 10: Noviembre 2006