Alfredo Lavergne

De La Siega, la enciclopedia libre.




De Delito estructural (inédito).


EL SISTEMA MONDUS NOVUS

Lo escrito en las capas del Planeta
La permanencia en el espacio de la naves
Las estaciones terrestre a través del suelo

Las orejas Los parlantes La helitcoptélite

El error con "H" que comenzó el silencio
La velocidad con que se ejecutan las directivas
Los vientos que soplan la calidad de las cicatrices

Y un panfleto que denuncia
los repetidos lanzamientos y aterrizajes
a la región embrionaria

del Club de reintegración a la poesía.








LECTURA EN ALTA VOZ

Hay dolor en el fondo de la roca
Hay miedo entre los granos de arena
Hay tecnología del terror en el mar
Hay una nube y puede ser la capa final
Hay naves que sufren posibilidad de cielos eternos
Hay sobredolientes en Subterra

"Existe levedad en los hombres
que repiten
la palabra paz"

y hay una columna vertebral
por donde cae la vida
y se despide en alta voz
el amor

Adonde solíamos transformarnos individualmente.








CONTROLABLES

Novedades y mocedades del antro.

El Hombre ha cambiado
Su método analítico
Ya tiene y existe

Su práctica con productos biodegradables
Su ejercicio para olvidar los crímenes en democracia
Su proyecto para recuperar el ecosistema.

Ya no ve el futuro del mismo polo-angular
Ya no existen secretos en su personalidad.

Los contrastes pierden
sus proporciones originales
y lo perecedero se comporta bien.

Nuestro próximo paso
es salir del hoyo.








PARTICULARIDAD CON LA MATERIA

Contra el muro del Sector-A del refugio
Un ojo camescópico proyecta futuros
Ejercicios de la naturaleza

Paisajes desuniformados del pasado

La vegetación del pulmón del ex-mundo
El cometa Harley captado desde un velero solar
El viento construyendo una playa
El mediodía de la masa faltante
El atardecer gigante de un haiku
Un profesor prolongando el Creacionismo.

Saltos de aguas
La cadencia del calor
La nieve que aplastaba la polución
Elevaciones de la tierra.

Si ahora observamos aún más cerca.
Podríamos verlos
A ellos
Cuando ensuciaban
los pies de la historia.








EL MIEDO A PERDERTE

La base del hongo
se recostó
en la carne del último niño.

Se abrieron las cercas
y se hicieron cuchillos
que humean neblina.

Hay murciélagos
de volar eterno
y casas sin acústica al futuro.

No existen pozas
en la tierra que todo devora.

Muere el olvido y el recuerdo
en una fogata ciega.
Y el pasado es combustible.

El fin llama al principio
Firman la nada
Y salto en mi sueño
junto a la vida
a tu lado.






© Alfredo Lavergne (Derechos reservados. Ver Aviso Legal).

Volver a Poesía del fin del mundo: 97 poetas chilenos con vida.