Ana María Falconí

De La Siega, la enciclopedia libre.




Lecturas naturales

He comenzado a escribir
en las paredes
las voces que escucho

La salida ciega
de un sol subterráneo

Un pájaro negro
en impávido vuelo

Las plumas y las piedras
purgando el quehacer
de los siglos

Y aquel otro pájaro
ese mismo día

Relámpago inmóvil
Sangra su reino
al final del asfalto.





Lullaby

No quiero el premio del cielo
el tiempo es un látigo, madre,
mientras aprendo a jugar a la ronda
         en la falda ancha de tus piernas,

         y no me duermo
cuando te desvaneces
         y cae la pluma del ave
                                                      y caes

desenvainado canto, ralo oxígeno,
frío párpado de la noche
el mundo conspira, madre, con manos de eclipse
         pero enciendo la bombilla azul de tu cuarto
         y juego a dormirme
pero no me duermo
         y juego a cantarme
pero no me canto.





Cosas

Yo no pateo una pelota
Pateo cosas como nubes
El amor es un traje vacío, digo
Y lo pateo lejos
También pateo nadas
Que es antes de las cosas
Como lágrimas dentro del ojo
O el espejismo que absorbo
En una servilleta de papel

Yo pateo

Lo dice el aire que cabe
En ese espacio
Las nubes
Que atraviesan mis huesos.




De Sótanos Pájaros, 2007.





© Ana María Falconí (Derechos reservados. Ver Aviso Legal).

Volver a Número 13: Abril 2007