Angélica García Santa Olaya, de "Habitar el tiempo", de "El lado oscuro del espejo" y otros poemas.

De La Siega, la enciclopedia libre.

Por Angélica García Santa Olaya



                                        De Habitar el tiempo

                                        Ed. Tintanueva

                                        Enero 2005

                                        México, D. F.



                        Yo poema


 Mi sangre se esparce sobre la hoja de papel

la sal y la miel de mis células autoescindidas,

                como impíos tornillos,

              estrangulan las palabras

                      sujetándolas

                para que no escapen,

         mi alma deviene tinta y sustantivos,

              las líneas se retuercen,

                    se contorsionan

                como moluscos al sol

    en la angustia displicente de una desnudez

                        cubierta,

                         tan sólo,

               por la mirada de todos.






                                        De El lado oscuro del espejo

                                        Libro inédito


Espejo


I

Hoy te vi al otro lado del espejo,

         redonda mirada

                  de miel y puntos suspensivos...

         moribunda constelación,

                  contraluz de tu media sonrisa,

         torbellino de dudas

                  envolviendo tus hombros,

         huesos rotos crucificados

                  en el lugar de lo indefendible...

                  pupilas que gritan,

oscuras caricias,

                  migajas,

                           mendrugos robados por

         los negros garfios del destiempo.



II

Alicia cruza la pequeña puerta,


                  ¿Estoy en el país de las maravillas?


                  El gato sonríe con sorna,


                  la oruga la invita a fumar de su pipa


         y un conejo blanco roe sus entrañas

                                             al rojo vivo...


                  desafortunado juego de cartas;


                  el sombrerero le dejó la taza sucia,


                  la reina de corazones no es su amiga,


                  el pozo es profundo

                                    y la llave de oro no sirve,


Alicia quiere ser el sombrerero,

                  el gato, la oruga y el conejo blanco,


                  pero el espejo le dice que sólo puede ser

                           el lagartijo o la falsa tortuga,


Alicia

                  apura el contenido del frasco


                  y disputa al conejo trozos sanguinolentos

                           que se niega a llevar

                                    al festín de las exequias...


                  la sonrisa del gato se traga al ratón,


                  las pócimas mágicas

                                             no existen...


Alicia se ahoga en sus propias lágrimas.






Buen español


¿Fin de semana en la playa?


El dólar amaneció a 11.50,


parece que va a llover,


señorita, otro café,


¿todo bien por la casa?


Tu tenedor ensarta un trozo de huevo

                           revuelto

                                    con jirones de mi víscera mayor,


masticas,


¿Mi corazón? Bien gracias...


acabas de tragártelo de un solo bocado

con la única sí-laba que podría librarlo

                                    del

                                             cadalso,


Llueve.






Regalos


                  Le regalé a un vampiro

                     los versos que no te di.


         Sus colmillos refulgieron

desde la oscura ventana de su boca,


                                             con gran delicadeza,


                           me dio una rosa negra

         y me aseguró que Hitler gustaba

                                    de escuchar a Wagner,


         también dijo

                  que para que existiera el blanco,

                           tenía que existir el negro...


         la rosa combinaba con el color del día.






                                    Poema publicado en la revista Navegaciones Zur Núm 44

                                    (Yucatán, México)


Susan Sontag


Tercamente,

                  mudas de piel

                           ayudada por la brisa,


un espejo de escamas nómadas

                  bordan tu imagen

                           en el remanso imberbe

                                    de la ribera,


sucede sólo que cambias

                  de rumbo abrigada por

                           tu pelaje de loba,


                                    no duermas,


fractura con tu aullido

                  el fondo de la poza


                                    desgarra el velo astigmata

                           en que posa sus patas


                  la mosca panteonera.






Escribo, luego existo


I

  Trazo signos y apuradas letras

en un papel de ingles sudorosas

      sólo para confirmarme

      la propia, indescifrable

        y volátil existencia.


II

Mansa fibra de abiertas pupilas,

        perpetúa las oscuras

         trazas de mi aliento

             hasta desgarrar

        los óvulos de piedra

     que tachonan la espalda

     adormecida de mi frente.


                                     (Poema inédito)







© Angélica García Santa Olaya (Derechos reservados. Ver Aviso Legal)

Volver a Número 7: Mayo 2006