Ariosto Uriel Hernández

De La Siega, la enciclopedia libre.

Por Ariosto Uriel Hernández



A veces me persigo

Busco mi nombre

En el tiempo poblado

De fantasmas.


Quiero

           Una huella en la arena

           Una palabra soleada

           Un segundo de recuerdo

                      Navegando en los siglos

                                 Para encontrar


La identidad desconocida.






Todo es movimiento

                                 En el muelle.


Aquí cuelgo

                      Mi carga de sol

La oxidada

                      Mudez

                                 De mi boca.


                                            Aquí

Nos reencontramos

Y

Nos perdemos

                                       En el aire.






1

En las rocas pintadas

Por el sol del mediodía

Se estrella la paciencia

De la eterna mar.



2

           Amanece.

Este mundo de agua

Se come las sombras:

Caen

           Se fijan

En el fondo

                      De su vientre.



3

Las palabras

Se conservan

                                 Mejor

En la sal

                                            De la memoria.



7

Por la mar

                      Navega el bosque

-Tiene madera

                                 De marinero.



8

Así te escribo

Ante la marejada de voces:

Con mi mano derecha

Apoyada en la noche

Te entrego mis manuscritos

                                            Mar.






No hay mar

                                 Que por bien no venga.


Mal amor

                      Con mar se cura.


A la mar

                      Quien quiere navegar.


Sabe de navegación

                                 Quien toma el timón.




© Ariosto Uriel Hernández (Derechos reservados. Ver Aviso Legal)

Volver a Número 7: Mayo 2006