Caicedo, Andrés

De La Siega, la enciclopedia libre.

Andrés Caicedo (Cali, Colombia, 1951 - 1977)

Andrés Caicedo en graffiti.
Aumentar
Andrés Caicedo en graffiti.

En 1964, y con tan sólo 13 años, escribe su primer relato titulado “El silencio”. Dos años después, en 1966, escribe su relato “Infección” y su primera obra teatral, Las curiosas conciencias. En 1969, escribe “Besacalles”, “El espectador”, “Lulita ¿que no quiere abrir la puerta?”, entre otros relatos, reunidos todos ellos en Calicalabozo. Asimismo, gana el segundo premio del Concurso Latinoamericano de la revista Imagen de Caracas con “Los dientes de caperucita”. En 1973, Caicedo viaja a los Estados Unidos para intentar vender algunos de sus guiones al cineasta Roger Corman. Allí inicia, además, la que se considera su mejor novela y “la obra precursora de la literatura urbana en Colombia”: ¡Que viva la música! En 1974, escribe “Maternidad”, relato que él mismo considera su obra maestra. En ese mismo año, publica la primera edición de la revista Ojo al cine. En 1975, termina de escribir ¡Que viva la música!, la única novela que concluiría, y donde afirma que “vivir más de 25 años es una insensatez”. El 4 de marzo de 1977, día en que recibe el primer ejemplar impreso de ¡Que viva la música!, se suicida ingiriendo sesenta pastillas de Seconal. Por décadas, Andrés Caicedo ha fascinado a jóvenes y adultos colombianos. A pesar de su fama en Colombia, donde se ha convertido en todo un mito, es poco conocido en América Latina. Sin embargo, la permanente organización de su producción literaria, las constantes reediciones de sus textos, así como la influencia que reconocen tener varios escritores latinoamericanos, sobre todo colombianos, en sus producciones por parte del escritor caleño hacen que cada vez más cobre valor su aporte literario.