Judith Santopietro, "Ciervos añiles"

De La Siega, la enciclopedia libre.

(Redirigido desde Ciervos añiles)

Por Judith Santopietro


Estaba lloviendo en la ciudad, la tierra se apelmazaba en las alcantarillas y obstruía el curso de las aguas torrenciales. Los ciervos desde sus cuevas, miraban cómo el día lloroso escurría su tiempo en la constancia del rudo golpeteo, en donde cada gota oblicua contenía millares de segundos. A diario se replanteaban la pregunta: ¿En qué habían incidido para estar rayoneados como cebras, entre las férreas líneas de un encierro? Ninguno de ellos encontraba la punta de ese extraño ovillo.

El día que los rodearon, el cielo se desgajaba en venas de puntura gris, pensaron que aplastaría el mundo con la inmensa pesadumbre que Dios había puesto en él; por eso decidieron salir de sus hogares y quedarse juntos en medio del campo, intentando sostener el abismo con sus cuernos, antes de que un apocalipsis hiciera perecer a los humanos.

En esa oscuridad obtusa, Noé dio la orden a su tropel de encerrar a los ciervos en las jaulas. El zoológico de la ciudad estaba apunto de inaugurarse.




© Judith Santopietro (Derechos reservados. Ver Aviso Legal)

Volver a Número 7: Mayo 2006