Edson Pizarro

De La Siega, la enciclopedia libre.




Lo que oculta el mar

Una larga lista de parientes y amigos
anotados en una pequeña agenda
El orden alfanumerico se humedece, no admite el tramite.

Todos esos nombres te han olvidado

Una parte de ti quiere devolverles la memoria
La otra corresponde a tus pies y sales a caminar
Primero dejar la puerta entreabierta, dejar el temor a los ladrones en casa
evitar las molestias, acabar con la angustia
Las farmacias cierran sus puertas, los consultorios no son de fiar
No estan los tiempos de comprar profilácticos
hay que echarla afuera ¿me entiendes?
Echar toda la rabia afuera, mancharlo todo
incluso la observación mínima de una pierna ortopédica
que se hunde en la sinestesia de una banca de plaza
Esa banca de plaza no es otra cosa sino tu mismo
sentado en un paradero de microbus interurbano

El olor nocivo retorna, la patada en el rostro se duplica
una fotografia a colores con recursos del cine mudo
/Slow Motion/Studium/Spectrum/Puctum/

Las cosas que amamos carecen de leguaje
Desaparecen como si nada numerarlas es un acto sin sentido

Todos aguardan a que llegue alguien o suceda algo
Seguir el orden establecido /detener /subir /pagar el pasaje
(el tubo de escape se endurece, sale humo y nada mas que humo)
Convertirse en fantasmas, reflejos en el vidrio que permanecen de pie
esperando ahora que un asiento quede libre
descansar en paz lo que queda del camino

No hay proposito. Solo una serie de acontecimientos que suceden y se suceden
Huyes de la violencia pero sigues estando solo

En la acera de enfrente un grupo de niños
entierra varillas en los ojos a un perro muerto
Desean arrebatarle al mar algunos de sus huesos
y convertirlos en niebla espesa que logre romper con el vidrio
Una clase de esperanza que los ojos nunca supieron comprender

La proyeccion se repite
Zapatos punta de acero nos pegan con engrudo al suelo
Sentirse ripioso, sucio, ¿Me entiendes?
Sentirse sucio, cochino no moralmente
por las manchas que deja el trabajo
La historia actua como los detergentes modernos
Limpia las manchas, el peso de un nombre que desaparece
Otro espacio blanqueado en la guia telefonica

No hay direccion cuando el mar esta volcado
pero lo mejor es volver, emprender la retirada
volver al lugar de origen, al punto de partida (como dice el tango)
pero ninguna hora, repito,
ninguna hora es buena para llegar a la casa.





Lo menos frecuente en el golpe
es el dolor

Un espejo roto al pie de una higuera no es mas que esto
Un niño pide dulces en un funeral
Sabe que las coronas de flores no son adornos
pero entra a pedir lo suyo

Acabas de leer en el diario que en Estados Unidos
una mujer trepo a un arbol, ato una soga al cuello y se dejo caer
Estuvo asi mas de catorce horas y nadie la bajo
Sus vecinos, habituados a las peliculas de terror
pensaron que era una decoracion de noche de brujas
con efectos especiales y todo eso
Has buscado en internet un catalogo con este articulo
O alguna fotografia exclusiva para agregar a tu colección
pero parece que Todos los Santos es buena fecha
para atar cuerdas y sabanas al cuello

Dicen que la infancia termina
cuando sabemos que morir es algo que duele
Pero es mas facil tomar una copa y decir
que Todos los Santos es un bello dia para comer chocolates
y que un pequeño ataud con unas alas de carton
es solo un pretexto mas que usamos
para reunir a la familia de vez en cuando.






© Edson Pizarro (Derechos reservados. Ver Aviso Legal).

Volver a Poesía del fin del mundo: 97 poetas chilenos con vida.