El muimuy: ¿la causa de la demora?

De La Siega, la enciclopedia libre.

Por Luis M. Hermoza

Cierto, La Siega ha demorado. Nos dormimos en la orilla de un mar agitado al que de vez en cuando entrábamos para que nos revolcasen las olas. Las gaviotas dibujaban círculos sobre nuestras cabezas y, por un momento, se creyeron buitres o nos creyeron pescados. Pero ni las gaviotas ni el mar tuvieron suerte y, para su mala suerte, estamos acá de nuevo. No pretendo ser trágico ni marcial... pero estos momentos hay que aprovecharlos.


                  La ilusión es la misma.

                  El interés es el mismo.

                  La revista es la misma.

                  El logo es el mismo.

                  La edición es la misma.

                  Los programas son los mismos.

                  El diseño es el mismo.

                  Los editores son los mismos.

                  El acrobat es el mismo.

                  El bb es el mismo.

                  El trabajo es el mismo.

                  Ella es la misma.

                  Él es el mismo.

                  ¿Tú eres el mismo?

                  Yo soy el mismo.

                  Puede que poco te importe.


Pocas cosas han cambiado. Con este quinto número quiero decir: aquí estamos presentes. Continuamos con ustedes esta travesía galáctica de ceros y unos. Y si tiene que cambiar algo cambiará, pero a su debido tiempo. Aprovecharé las últimas semanas de la estación estival para introducirme en algunas olas y ver si me encuentro una malagua. Para ser sincero, echo de menos al muimuy, aquel animal extraño que cuando introducía mis manos en la arena mojada me hacía cosquillas. Que ricos están con limón y sal.

Para los que no sepan:

Muimuy:

1. m. Perú. Crustáceo comestible de tres a cinco centímetros de longitud, con caparazón a modo de uña, de color gris, que vive bajo la arena de la rompiente.


A pesar de la demora, esto ya está servido. Que aproveche.


(1) Extraído del Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española



© Luis Miguel Hermoza M. (Derechos reservados. Ver Aviso Legal)

Volver a Número 5: Agosto 2005