Javier Norambuena

De La Siega, la enciclopedia libre.




De Útil cuerpo (2007).

Edipo Depilado

veo al domingo molestarme
con el perro ladrando al mismo ritmo
que parpadeo
el domingo agobia por la noche tan
fría y sola tan
mustia que quisiera ofrendarle mi cuerpo
soy edipo con minúscula no puedo respirar
      no apago la luz
tomo agua por las noches
mis desagües se secan cuando cambio
las sábanas cada domingo
con el perro ladrando al mismo ritmo
que parpadeo
los domingos son un tajo abierto
vivo los lunes como si fueran
dos domingos y
repito tu nombre mientras
se va la noche
y repito los nombres que
le pongo a cada uno
de tus pelitos
acompañado del perro que ladra
mis cantos sentados a la orilla de mi cama
que ya no es tu cama y la
dejaste llorando porque
es domingo y no puedes soportar
que tomo agua por las noches
pregunto el nombre
soy edipo
mirándome al espejo me depilo:
veo la imagen madre en el espejo
funciona la velocidad de mi máquina
te fusilo y vienes
te fusilo con agua
te entierro palabras
                        no te vas escrita
resistes a las letras
                        algo te duele la garganta
tengo nombre de corrido
inventé un cuerpo nuevo y es domingo depilado
se rompe mi imagen confrontada al
reverso de la tuya dando una
tercera imagen que no
somos ni tú ni yo juntos
escribo edipo en minúscula
las vocales de un dolor que
venga un domingo y
es mi cuerpo en minúscula viendo a
edipo depilado en su espejo
es la madre sentada este domingo
esta vocal sin sangre que se eleva
                                          en ese perro que ladra
esta orilla de mi cama que molesta y
es domingo parpadeando mi nombre




Iocasta en una fuente

déjame besarte apasionadamente en la boca o
frente a un muro o delante de lo que
tú decidas poner y yo te
mostraré mi cuerpo como
prueba de fe y ofrendarlo como ya lo
hice con mis pechos imaginarios
déjame besarte en la boca cuando
ya no estés y pueda decirte
mi nombre frente al tuyo y
corearlo cuando nos
avisen que somos padres nuevamente

cómo interrumpo tus rituales mientras
en el parque cuántos caen porque no tienen sitio y
nosotros podemos arrancarnos al bosque y
hacer nuestro cuerpo de pelitos
cómo interrumpo tus rituales
que recuerdo tu nombre cuando
te vas y escribo los años para
nombrarte y te vayas
como letras cuando
quemes todas tus cartas

no pongas el muro
ni hables de la historia de las serpientes
no jures tu sexo porque puede ser en vano
y los pechos son una boca abierta que vocifera pelitos
y espera besarte apasionadamente en la boca iocasta






© Javier Norambuena (Derechos reservados. Ver Aviso Legal).

Volver a Poesía del fin del mundo: 97 poetas chilenos con vida.