Jorge Montealegre

De La Siega, la enciclopedia libre.




De Exilios (1983).


Alta Poesía

Todos los vecinos de mi barrio duermen siesta,
pero hay chicos que golpean puertas fastidiando:
piden pan y no dejan
escribir los mejores poemas sobre el hambre.








De Bien común (1997).


Madonna

Con ese micrófono inalámbrico
podría ser una telefonista escuchando al presidente
                              o una hechicera
lanzando al mar una burbuja negra: el eco de una pompa antigua


Teje en la gruta su propio corpiño, cortando la oscuridad
                              con los hombros desnudos de una llama blanca
                              que se apaga y arde como La Madonna de Munch

Negra la ceja es un paréntesis abierto en un recodo marino
El pestañeo, la mano de un náufrago enterrándose en su piel
                              de pincoya latina


En remolino los hombres entran y salen volando de sus ojos               Navegantes
     con una caracola en cada oreja para escuchar el canto








De Poemas huachos (poemas no incluidos en libros).


Espejos


Pinza en mano la señora se cuida las cejas
El chofer desenfrenado la observa
en el espejo. La señora no ceja
El chofer frena
bruscamente
Pinza en mano la señora sin espejo siente
que su ojo la mira
desde la cuneta








Banquete

Nunca estuve en la lista
de invitados al banquete de los dioses

Pero la puerta de servicio estaba entreabierta
y entré
mirando hacia atrás, como retrocediendo

Estuve en el banquete con los dioses

Comí las sobras
que dejaron los perros debajo de la mesa.








Dibujos Animados

Me pierdo en las manchas de una vaca sagrada
como los beatles animados se caen
en los hoyos del submarino amarillo
Y qué quieres que me diga, en el espejo: para irte
dibuja tus propias puertas, tu fosa, tus rincones.
Descubre la entrada al subterráneo
que la pantera rosa pinta para escapar del policía
Pesca tus respuestas como el gato Félix: usa de anzuelo
el signo de pregunta.
Dibújate como quieras. No te quedes en blanco, píntate de blanco. Llena el silencio
con tu propio silencio.
Borra con migas solamente las rayas que te hicieron en el traje
y atraviesa el planeta por el túnel que nace de tu cárcel
Recuerda
que en nuestro mundo la cigarra toca el violín con un serrucho
y no somos personas ni personajes
Somos dibujitos animados
rayados

caricaturas de un original que nunca conocemos.







© Jorge Montealegre (Derechos reservados. Ver Aviso Legal).

Volver a Poesía del fin del mundo: 97 poetas chilenos con vida.