Julio Carrasco

De La Siega, la enciclopedia libre.




Primavera en Bangladesh

Puedes imaginar pocas situaciones tan extrañas como regresar a Bangladesh
y ver que las cosas no se han movido del lugar en que las dejaste:

las mismas calles

(pero vacías).

Los hechos transcurren a su modo, no sé cómo describirlo
Hay flores abriéndose y cerrándose a velocidades imperceptibles, también hay pájaros
Para quien regresa a Bangladesh la realidad deviene casi un síntoma de otro asunto
menos relevante
algo así como un dejarse ir en el aire

Andar en el tiempo es estarse quieto

Estas avenidas viajaron también, a su manera (no sabes cómo describirlo)
Ahora que se supone has vuelto
y las recorres, agradablemente confundido
juegas a adivinar en cuál de ellas habrá una emboscada para ti

El viento te peina las pestañas: ten calma forastero

pues es primavera en Bangladesh
y hay sobre todas las cosas una suerte de rocío de algo que no alcanza a ser incertidumbre, o que lo fue tal vez en otra época, ya no tiene importancia:

un dejarse estar en el aire

un dejarse ir en el tiempo.








III Los nómadas

Vamos hacia Argelia

donde se nos ha dicho habita el rinoceronte blanco

Hemos cruzado muchas praderas

Un día llegaremos a Sumer

y arreglaremos cuentas con nuestros muertos

Acampamos al caer la noche, contamos historias

Lo que nos hace rudos es saber que hemos vivido suficiente

Un día nos presentaremos ante Ishtar

Un día romperemos las cruces


Siempre


Persiguiendo al rinoceronte blanco







De S U M A T R A (2005).


Mi despedida

Me fueron a cobrar
Pagué tres lucas en el bar

Son tres lucas que no volverán
Como tú

Tres lucas que pasarán furtivas por las manos de un obrero
y morirán de inanición en el bolsillo de un banquero

Me asusta el cielo así:

Tres lucas menos y sin ti.








De El Libro de los tiburones (1995).


Bala perdida

de dónde sacas la sopa mamá
que me das todos los días
acaso la vas a buscar con un balde
a un gran embalse
dime si es verdad que existe ese mar
de sopa en algún recóndito lugar del mundo
acaso todas las mamás van a ese mar
con sus baldes para traer la sopa
con que alimentar a los niños
responde mamá
es por eso que la sopa no acabará nunca
es un mar peligroso donde ululan los fideos
gigantes y las papas son como icebergs
o es un lago de aguas quietas
o un plato inmenso lleno de sopa.






© Julio Carrasco (Derechos reservados. Ver Aviso Legal).

Volver a Poesía del fin del mundo: 97 poetas chilenos con vida.