Lizette Abraham

De La Siega, la enciclopedia libre.


Nos trasformamos cada instante en otros. En cada momento de la realidad, nuestros pensamientos se cubren de texturas y olores palpando nuevas esencias, vivimos transformaciones constantes y de toda índole, proyectando en el mundo las ideas de las formas que concretamos en objetos, sentimientos y acciones.

Nos trasformamos en monstruos, en maquinas, en niños, en personas que desconocemos, en prisioneros felices, en súper héroes, en caminantes imaginativos inundados por la sorpresa de la extraña vida, donde el cuerpo, la mente y el espíritu se pinta, se injerta objetos, se conecta al vació y a la incertidumbre de conocerse y no entenderse.

La imaginación es un performance infinito, donde su peor enemigo es lo ya establecido, y su máximo aliado es el riesgo de dejar ser lo que no se deja ser, donde las posibilidades extienden sus brazos para duplicarse, escogiendo entre todas estas, elementos que trasforman pensamientos e ideas para seguir transformándose.

Acciones que no están congeladas en imágenes que regresan a la memoria a través de un espejo fotográfico que indica ese monstruo que llevas dentro y solo se asoma cuando tu sinceridad es liberada. (Lizette Abraham)


550px-De_Fashion_freak.jpg

De la serie Fashion freak
Fotografía, 2009


550px-De_Dulce_disfraz.JPG

N° 1
De la serie Dulce disfraz
Fotografía, 2008


550px-De_Dulce_disfraz_3.jpg

N° 3
De la serie Dulce disfraz
Fotografía, 2008


550px-Mama_invadida%2C_de_la_serie_Mothernidad.jpg

"Mamá invadida"
De la serie Mothernidad
Fotografía, 2010





© Lizette Abraham (Derechos reservados. Ver Aviso Legal)

Volver a Número 17: Noviembre 2010