Luis Alberto Carro

De La Siega, la enciclopedia libre.

a truenos...

                               a truenos
                   la tarde impone condiciones
                            en la ciudad
                                 afuera
                                  pasan
                  hombres con alas para ningún
                                  vuelo
                                adentro
                la vendedora de la tienda vuelve
                    a mirar por centésima vez
                            sus manos solas
              que extraviaron el rumbo en medio
                      de la sección “lencería”
         su pobrecita cara reflejada en los vidrios
                                a la hora
                              equivocada
                      en que empezó la lluvia










                            entre dos luces al caer...

  entre dos luces al caer la tarde el viajero desciende del autobús
           en ese pueblo insomne esa escenografía suspendida
        del aire después de haber cruzado carreteras desiertas
              de polvo acre quemándole la garganta camina
         pocas cuadras y se detiene frente a una puerta igual
                a la puerta de calle de su casa de infancia
      imagina a su madre en la honda sombra de los dormitorios
              un revuelo de gatos déspotas entre malvones
        presiona el picaporte se dispone a entrar y de pronto
         retroceden los relojes la luz las casas todo se vuelve
                                  pozo de neblina
            y ahí va otra vez viajero atornillado a ese asiento
       de autobús que pasa como flecha perdida por carreteras
        fugadas de los mapas sólo va en ese inacabable tránsito
  nadie al volante la radio encendida con la misma música por horas
      la voz del locutor que anuncia el nombre del próximo pueblo


(De su libro Preguntas al que regresa)



© Luis Alberto Carro (Derechos reservados. Ver Aviso Legal).

Volver a Número 11: Enero 2007