Luis Salcedo

De La Siega, la enciclopedia libre.

Busco crear un nuevo espacio para someter y desfogar questiones homo eróticas, donde el acercamiento de estos cuerpos musculados masculinos es brutal y vísceral -que es la única forma de acercamiento permitida. Es un romance de estrangulamientos, donde sus fusiones provocan pliegues y en ellos un vacío que insita a mirar dentro y ver que los junta. Las imágenes tienden a utilizar códigos del renacimiento desde la presencia del claroscuro como un dramatismo teatral, donde la luz no es la que alumbra, evocando al éxtasis del sensualismo religioso y definiendo los espacios, sino, es la presencia divina que juzga y destruye lo no creado en este caso, estos placeres homo eróticos encubiertos en esta violencia masculina (como el fútbol), que además es su único medio de acercamiento permitido avista del propio machismo creado por nosotros mismos. Luz que destruye expulsa y mata, dando últimos segundos de vida de extasis y orgasmos. No es la luz dadora de vida, ya no es “dar a Luz”, es observar una catarsis e imágenes calamitosas que someten al espectador y este observa cubriéndose los ojos, mirando por las rendijas de sus dedos como un voyeur, desfoga estas catarsis y aplaca sus pulsiones sexuales. Luis Salcedo (2/02/07).


Sin título de Luis Salcedo

Sin título, Luis Salcedo.




© Luis Salcedo (Derechos reservados. Ver Aviso Legal).

Volver a Número 12: Febrero 2007