M.Fernanda Munizaga Ghersi

De La Siega, la enciclopedia libre.

Por M.Fernanda Munizaga Ghersi



El otro Fausto

Buscas entre lágrimas papel seda

el amargor del caramelo,

los cojines de tu abuela

el retrato de tu madre

la cometa de tu abuelo.

Buscas en la paja

la aguja con que cosiste

el libro de los pergaminos,

la flor de tela,

el zapato del niño.

Encuentras,

entre sábanas viejas

el contrato que firmaste.






3

Es difícil escribir con burbujas en los dedos - dijiste

las mariposas en mis brazos, nadando entre mis músculos

como un apuntalamiento de alfileres de barro

un conjunto de hormigas infatigables con pequeñas bocas picudas

recorriéndome la piel

y un gorgojo amarillo que encerrado en el músculo que nunca para,

quiere salir de su cárcel

de sus paredes y no renuncia, aunque sin salida,

a regresar a casa,


contigo.






La burbuja rosada

Hilos de fuego, de luz

de incertidumbre y humo

se cuelan por tu espalda,

la calientan


juegan en un vals de abrazos


y se hacen uno

un humo sólido

que aspavienta la caperuza

de una niña imperceptible

y se hacen magma de manzana

y arroz de tortugas

caminan en tu prado

entre las morenas distancias de sal y agua

aparecen en garras doradas

con estrias de jarabe dulce.






Desliz

Escuchas el caer de la única gota

vuelves a escucharla

y esta vez

resuena el eco cansado.

La sientes en tus pies

y te moja los empeines,

lo azulado

sube por las piernas

llega a tu pelvis

contagia tus caderas

sube por tu vientre

abarca tu cintura

empapa el pecho, las axilas, los brazos

sube por los hombros

camina por tu cuello


avanza hacia tu cara

llega a tu frente y se detiene en tu coronilla.

Disolviéndote como sal.




© M.Fernanda Munizaga Ghersi (Derechos reservados. Ver Aviso Legal)

Volver a Número 8: Septiembre 2006