Mauricio Valenzuela

De La Siega, la enciclopedia libre.





Salimos esa noche a la calle, embebidos de una turbia musiquilla

que dejaba claro de algún modo nuestra violenta militancia: C Cabrera dijo: nunca he visto a Chile tan cerca de mis ojos.

La Calle se llamaba México y quedaba en los bordes de la ciudad. Donde no hay semáforos, y la vida ondea de la rota bandera Post Nacional de Chile:

“¡un pabellón de combate que nadie se atrevía a arriar¡”






Dodge Aspen 79

Salimos a la calle con una manguera
y empezamos a quitar el polvo del chasis:

la claridad era una estela larga de sobras en una playa/
suspendida en la pupila muerta/
en el ruido en blanco y negro
de una cosa:

Soñé con un torrente rugiendo en el vacío/
con esta vida recorriendo sus límites en un Dodge
Aspen
79`
semejante al mar sangriento de la tarde.

Y vi la mejilla vacía del asfalto languidecer en la continuación de todos
mis sueños.

Y vi esos sueños
rugiendo en el interior de mí.

Y soñé luego que los miraba, como a un pequeño juguete hermoso
que enterraba en la arena.






© Mauricio Valenzuela (Derechos reservados. Ver Aviso Legal).

Volver a Poesía del fin del mundo: 97 poetas chilenos con vida.