No tienes que decirles adiós, Ana./ La añoranza es un estremecimiento bajo la luz de la lámpara