Patrice Loubon, A propósito de Urba Latin America / Urba Latin Arpilleras

De La Siega, la enciclopedia libre.

A partir de la materialización del primer grupo urbano, Urba Latin América, que de hecho representa el prototipo del proyecto Urba III – tentativa de formar una ciudad global/estándar a partir de ciudades del mundo; nace la idea de escribir a varias manos una pagina común con los habitantes de dichos contextos, encontrados durante el periplo latinoamericano.

Es así como se da inicio al proyecto Urba Latin Arpilleras, fruto del encuentro con Olga Rossel, quien coordina en la región periférica d e Santiago de Chile, las creaciones del grupo de Arpilleristas de El Monte. La idea es crear un dialogo entre las imágenes fotográficas actuales de la calle latinoamericana en su cotidiano, con las imágenes de origen e inspiración popular producto de una tradición artesanal local. El fotógrafo les propone a las arpilleristas una selección de imágenes producidas en México DF, Santiago de Chile y Quito, donde c/u selecciona la o las que les interesan. Y ahí comienza el trabajo el trabajo de re-interpretación. Verdadero desafío técnico, en donde cada mujer se apropia de la imagen para su personal recreación. De una cita a la otra, de conversación en conversación, las obras se elaboran con paciencia y mucha invención. A veces, las dos versiones, foto y arpillera, juegan con los grados de realidad captados por la foto y traducidos en el colorido lenguaje del bordado. Algunas arpilleras integraran más de una imagen fotográfica y es en esa síntesis ahí donde se adivina una intención de crear un discurso. Es ahí donde volvemos a la fuente estética y teórica que me motivó. Las Arpilleras tienen una historia particular que merece ser mencionada para aclarar los principios de la obra.

Bajo la dictadura de Pinochet, estas permitieron traducir en una denuncia, su propio dolor a las mujeres que las realizaban, ya sea la desaparición o muerte de un ser querido, o simplemente para comentar aspectos tristes de su vida cotidiana (ej: las esperas para realizar visitas a la cárcel). Estas son además, un medio de sobre vivencia que les permitía ganar algo de dinero con su producción a través de su venta en La Vicaria de la Solidaridad, organismo religioso que tuvo un rol activo en la oposición contra la brutalidad de la dictadura, y que difunde esta obra gracias a las redes de la solidaridad internacional.

Hoy, desde que la ferocidad de la dictadura acabo; las arpilleras desarrollan contenidos pintorescos para el turismo: paisajes idílicos del campo, etc.

Mi idea consiste en re-activar dicha importancia histórica y de volver a una versión activa y contestataria de la Arpillera, que esta sea reconsiderada como una expresión testimonial de la memoria social, y que vuelva a retomar el color rojo de la huella de la opresión política. (Patrice Loubon)


550px-Urba_Latin_Arpilleras_1.JPG


550px-Urba_Latin_Arpilleras_2.JPG




© Patrice Loubon (Derechos reservados. Ver Aviso Legal)

Volver a Número 17: Noviembre 2010