Reinhard Huamán Mori, de "El Árbol".

De La Siega, la enciclopedia libre.

Por Reinhard Huamán Mori



                                        a helena roig, hija de míl


         Y

         SIN EMBARGO

era un río donde no crecían

                  ni raíces

                  láudano

         ni fuego de árbol


ni siquiera...

         ni aún siquiera...


ni la tierra cuando fue ceniza

         derramada en sus horas repetidas

sordas entre sistros y

                  tambores

y unos cantos como

ramas alargadas


ni la lumbre retumbaba

                  ni bellísima la encina

nos hundía el corazón en

                           las alturas


         dinastías de vástagos y dotes

dinastías que se entierran

                           en ciudades

ciudadelas que se pierden en rescates

y un hedor de boca

                  restituye el don primero de las

                                             cosas:

         esta su primera causa

                  donde brota el cedro sin semilla

                           la historia

                           su anatema






JÚBILO DE PINOS y

                           osamentas

temblor de tierra

         y un encuentro afortunado de

                                    veranos!


         aquí los tallos nunca fueron

                                    tan delgados

aquí sus líneas nunca crecen

                                             —ni hacia arriba—


dulzura de vísceras

                  y la hambruna de una mar

que no tolera

         el auxilio de sus necedades


pero soñábamos...






LEJANÍA...

         lejanías que nos brotan

         con el ritmo reposado del

                                    otoño


mocedad del hierro

         y magnífica en su anchura

nos prometía la escasez del

                  bronce

         y los establos para nuestros

                  sementales:


entonces fueron números

sostenidos en sus siete copas

entonces fueron tiempos con

                  sus crines

                       la censura

                             sus eternas discrepancias


entonces...

         solo entonces...





ESTUPOR DE CIELO

         y un hallazgo de sentido

nos enfrenta a la vastedad

                  de su espesura


aún los gajos no eran

                           bosques

         aún sus pelos no eran verdes

ni el jacinto nos colmaba

                  las narices

con el regocijo de sus flores


avisperos del áfrica

         avisperos como bocas

cuando entierran el

         primer grito de sol

entre la arena


evasión del tiempo

         y su triunfo nos anuncia

la penumbra que revienta

         en sus maderos


esa era la señal:

         un latido de sienes centelleante

                  y el olvido

         que nos hiela el alma...






         MUY DESPACIO EL EXTRAVÍO

                  y aún más despacio

la templanza de sus

                  movimientos


el prodigio como un grito

         —íntimo y salvaje—

y en el Árbol una

                  encrucijada

que penetra con el polvo

                  y nos disipa

         de su sombra

         en el sembrado


brevedad del día

como ensueño de fogatas!

         longitud del tronco

                  y la hinchazón del grano

                  nos advierte la

                  bonanza

         de su estirpe


         ... y la huella de una imagen

reflejada en otra imagen




© Reinhard Huamán Mori (Derechos reservados. Ver Aviso Legal)

Volver a Número 8: Septiembre 2006