Rocío Jiménez

De La Siega, la enciclopedia libre.


El amor es para mí sólo un colchón de alfileres
Baudelaire


déjame en el dolor tu primer monstruo

          engáñame con tus fugas nocturnas

          hechiza mis labios para sorber tus cenizas

                    oblígame a no ser yo

          sino a ser un incendio que camina sobre el mundo

          que se muere con la esperanza alimentada de tus

                                                  huellas

          para buscarte un lugar eterno

                    un sitio caliente inmune a mi locura

                              un universo a salvo de toda la sed en la

                                                  que me has iniciado

                              un tiempo sin el colmillo afilado

de mi insoportable amor


déjame en las costillas tu segundo monstruo

          con sus escamas seductoras

          con su aullido blanco a media muerte

          con el sexo a punto de llorar delfines en mi boca

                                                  y en mi abismo sagrado


déjame en la espalda tu belleza

no quites nada para aminorar el dolor

no le arranques una mano un llanto una palabra un adiós

una piedra

quiero cargarla completa hasta vaciarme de tu olvido

quiero llevarla a cuesta como ofrenda a tu hermoso

                                                  desprecio


y a las gotas de rocío donde se ahogan las madrugadas

más tristes

          más libres

      más encendidas

                              más dispuestas

                                        porque no te tienen








aquí se despierta con la muerte

con los gusanos espiando la nueva piel

con un desierto oliéndonos las llagas

                    y con la sonrisa de la noche

          pero eso ya lo sabes


porque aquí abajo nos conocimos

nos tendimos de cara al cielo estrellado para contemplar a los muertos

nos fuimos penetrando con los dedos

nos exploramos para compartir la angustia

          de permanecer con los labios sembrados

          en la tierra que se sacude cuando el rayo canta

          cuando te acercas y tiemblo por las axilas

          cuando me transformo en ombligo

                              para ofrendarme a ti

                              cuando soy eternidad


          pero eso ya lo sabes


          porque las ruinas fueron el puente

                    hacia este amor caído

                    porque nuestras bocas tan sólo comen tierra

                              de cementerio ardiente

                    porque en el desencanto me guardo

                                        luto


y porque

          eres

          mi tumba favorita








escucha mi mano

                    cuando rodea la cintura de tu demonio

          y siente

cómo se acercan nuestras

razas de sombras


nuestros combates a la izquierda

                                        nuestros caos a la derecha

nuestra lámpara de moscas apasionadas contaminando

                                        al mundo

escucha la profecía de los senos más agitados

          de los pómulos que salen a embestir el infierno

                    de la pelvis donde se acomoda la histeria


          es hora de levantar la tormenta para convertirla

          en piedra de olvido

                    y caer como lluvia de alfileres

                              sobre los párpados del desdén


                    cúbrete los milagros


el embrujo la sonrisa el beso las amigas los testículos las

misas los hermanos la luna el coño la fantasía el ardor

la nada


          cúbrete con toda la indiferencia que te ilumina para mi

                                                  encanto

          con la dimensión del silencio donde aplaudes

                                                  mi desamor

          con este verso de cobardes que te lame las huellas


          tan sólo cúbrete


                              pues hoy he llegado temprano








no

      desvanece toda neblina de arrepentimiento que pueda

      arrancarte los ojos

      que te aliente a desenterrarme para aliviar el abismo

      que se tire a tus pies suplicando una gota de piedad

      que intente robarme el tesoro de no mirarte a mi

                                        capricho

No

      deja que el colibrí de los cautivos se deleite con mi

                                        corazón

      que yo palidezca bajo tus sandalias de plumas reales

      que la fe se rasque la roña con mis huesos

      que nada me detenga hacia tu amor


NO

      hermosa criatura del espanto


      eoeae eoeao


      tan sólo obséquiame el placer de agonizar por ti








no te detengas

emigra hacia el plumaje de mi sexo

finge no ser precipicio

y resuena tus cuernos contra el presente

                                        así podrás ofrecerme a las muertas


no me detengas

abraza el encanto con tu laberinto

invoca la pesadilla altísima

el diluvio que nos conduce a la gran vagina

                    y al placer de tu arrogancia

                              en mi infinita sumisión

                    que da sentido a todo


no nos detengas

sigue escarbando mi locura con toda la furia que brote de tus alas

          con la jaula de tus pezones hinchados

                    con diosa a tu izquierda

                              y con el libre albedrío

                                        de mi insoportable amor








luna muerta

El que, por un amor demasiado grande, muere de sufrimiento, nace de nuevo para no saber ya nada de amor ni de odio, sino para gozar de las cosas.
Henry Miller


Inicio la madrugada con un frío acariciándome los

                                        sueños

mientras tu nombre se desliza como la noche

se prepara para mirarme temblar por ti

                                                  desde la ventana

                              y darse una palmadita en la conciencia


el viento asoma la nariz por las rendijas del techo

          pregunta

                    ¿se puede?

          entra alborotando las palabras

                    sacudiéndose las nubes

                    brincando con sus plumas entre las sábanas

                    pero al tropezar con mis demonios

          retrocede disimuladamente

entonces sé que voy a charlar con el café

                              sobre tu lunar

                                        izquierdo

          y a devorar respuestas de dieta


¿y mis insectos? ¿y mis animales nocturnos?

¿por qué ya no me soportan las astillas de tu olvido?

¿cómo es que al recorrer la habitación se inquietan las cortinas?

¿para quién danzan tanto?


todos se han unido en contra mía

todos imaginan la violencia de mi deseo

          todos te pertenecemos ya

                              menos mi fantasma


terminas la noche con un océano hinchado

                              entre

                    las piernas

tu rostro no pierde la claridad de mi locura

yo sé que estás soñando con las diosas


y que mi amor


                    sólo te produce cosquillas en los pies

ayer te busqué con las manos

al encontrarte me fui acercando con el corazón

                                        encendido y las alas tímidas

          te dije al oído que estaba desvelando tu cuerpo

                              - ¿eres la que no duerme?

                              - sí yo Soy


          soñaste toda la noche

          mientras

          las hadas hicieron un festival sobre tu rostro y danzaron


          luego se deslizaban por tu nariz

          se acurrucaban sobre tu párpado

          o te mordían los labios despacito


                              al amanecer

          la más pequeña ya estaba fascinada con tu olor

                                        y

                                        quiso

                                        bajar

                                        al mundo


entonces la reconocí

          y le di mi silencio para que se lo clavara

                                        en la garganta


pero es tan

                    terca


          creo

          que

          tienes

          un problema de hadas








existió un insecto llamado soledad

lo sé porque cuando pensaba en ti

escalaba por mis razones

hasta que me punzaba la voz

entonces saboreaba su veneno

                              y aullaba de lado para no romper

                              tímpanos

                    cuando llegaba

          me miraba un siglo

con sus antenas rígidas y sus patitas inquietas

          luego abría las tenazas

                    y se reía de mi sexo

          yo quedaba paralizada por su saliva

          intentaba rodar hasta romperme la columna

pero era inútil

porque de todos modos

          me chupaba el alma

                    y yo sólo enmudecía

                              con furia


                              cuando enloquecía por mis senos

                    me quemaba las piernas con una palabra

y enterraba los ojos por mi ombligo

          cuando intentaba seducirme

se transformaba en un ángel dorado

con un dulce sabor a estrellas

          pero yo estaba alerta para no hablar de frente

                    y embrujar la plegaria con vino

                              existe un insecto

          lo sé porque tengo el brillo del dolor

          porque mi lengua se niega a esperar

          y ahora mis antenitas están rígidas

dispuestas a mirarte un siglo

          mientras

                              d a n z a s

                              para

                              mi

soledad








¿Qué hacemos hoy Cerebro?
Lo que hacemos todas las noches Pinky. ¡Tratar de conquistar al mundo!
Pinky y Cerebro


así reconozco tus colmillos recién afilados

          tu receta de insectos azules para atraer mi humedad

          tu herida parlante que me trastorna

          mientras repites con burla

                    “buenas noches hasta mañana que descanses bien”


          así reconoces mi dolor

          cada vez que intento conquistar el mundo

          para abrirte un túnel al cielo

          para llenarlo de nieve y leche cuando tengas sed

                    para encerrarlo en tu ombligo hasta que habites

                                        el tiempo

          hasta que todos se desnuden cuando pases


                     cuando llegues a mi con tu dulce hechizo

       y me pidas el trono

     y mi obediencia te lo entregue con placer


                              y yo no exista como siempre


así podría ofrecerte algo más que mi locura








es un problema no verte


y lo es porque el mundo se vuelve ridículo

todos comienzan a quedarse calvos

a caminar de puntitas sobre los techos

a chuparse los dedos del pie izquierdo

a inyectarse oscuridad cuando el sol está más fuerte

a escupir los dientes y a decir


                                        “estoy muriendo

                                        muchas gracias

                                        pase usted

                                        aquí tiene mi cabeza”


si no fuera un problema no verte


sería un problema

porque todo sería plateado

las calles brillarían tanto que nos quedaríamos ciegos

los pájaros se estrellarían contra los ángeles

las tumbas tendrían un aire alegre

y nadie podría morir con tanta luz


hasta dios podría ser cierto


es un problema verte


por eso apreto los párpados contra el suelo

me transformo en el reptil del olvido

aguanto la respiración hasta calmar el frío

                                        en mis huesos

y amarro un duende a mi garganta


para poder huir


                    para poder explotar a gusto


                              para intentar pasar de largo junto a ti


                                                  silencio


                                        el reptil de la ausencia llega ya

                              con sus escamas de lenguas frías

                    con su costal parlante

que sólo repite tu

                              nombre


          con el corazón invisible para ti

y con la nada mordiéndose las uñas


                                                  silencio


                    dije


es hora de besarte

                    los

                              pies








luna de resurrección

el Mas Allá aún puede estar abierto para mí
Bram Stoker


los ángeles


                    y usted


se imaginan en una burbuja solitaria

con la garganta

                    invisible de tanto negarse al destino


mientras las brujas invocan mi sed de su nombre


los ángeles y usted

                    deliran con buena salud (¡ ja !)


pero si ellos no imaginarán lo que usted se deleita sobre mi

                                                  rostro

sino lo que yo padezco cuando resucito bajo el hombro de

                                                  la soledad

tal vez usted sería un espectro llamado

                                                  stregoica


                    que retrocede a la procesión del amor

y transforma mi único

pensamiento en consuelo


tal vez cada noche podría imaginar mi búsqueda


     POR LOS ÁNGELES.


                    por el incendio en mis huesos que llega

                    con el medio día


                              por la implorada brisa del olvido

                                        intenso


                              ..PERO MÁS POR USTED








hoy


          espero las 12

          mientras el campanario de la iglesia comienza a romper

                                        la cáscara de sus huellas


          y la luz se sienta junto a mis ojos


                              para morirme mejor


          no espero que mi aliento le avive una colonia de larvas

                              en el ombligo

          ni que al verme usted se transforme en una cosa

                              gelatinosa

                                        que suplique mi amor


          no espero cubrir su vida de mi desprecio


          ni presumir lo poco que importa usted

          para mi angustia

                              quemada por tanto sol

                                        de muerte


          no espero sonreír los truenos del mundo que ya no le

          pertenecen aquí

                    abajo


          ni vaciar al amante de las 12 que me acecha todos sus días


hoy


sólo espero

poder callar mi desesperación

cuando usted pase junto a mis huesos









Tempus edax rerum


después de todo

tenemos un concierto de gusanos temblorosos

                                                  en mi boca

                                                  justo a las 12

el escenario ya late con fuerza

y los espectros preparan la escenografía

          gritan


¡ arriba el telón  !


¿acaso me aplaudirá el silencio esta vez?


soporto el desconsuelo que se acerca

                              ocupa el palco de honor

mientras su sombra me produce cosquillas

y el campanario le recuerda al medio día

          que debe resucitarnos en dos minutos


          - ¿es hora?

                    - ¡ Sí !

- muera usted

          - después de usted...




© Rocío Jiménez (Derechos reservados. Ver Aviso Legal)

Volver a Número 7: Mayo 2006