Socorro Trejo Sirvent

De La Siega, la enciclopedia libre.



Habría que hablar de ti

Habría que hablar de ti con otras voces

Cañón

Espada de la Historia

Cuna de las sorpresas


Habría que hablar de ti

con canto de quetzal o guacamaya

transformarse en lagarto

                    en puma

                    en frágil mariposa


El tiempo se adueña de ti

                              y te ha cambiado


Atrás quedó la niña selva

que nos miraba desde abajo

                                        guardando su misterio


Atrás quedó la fauna virgen

                    la algarabía del mono

                    la serpiente y su canto


Hoy

habría que hablar de ti

con el sonido constante de tus rápidos

caminar sobre la huella que dejó algún jaguar

y respirar orquídeas


Hoy me pregunto

si estás conforme ahora

                              que has perdido tu infancia Si no extrañas llorosa la risa de los monos

                              al gigantesco bagre

                              al agua inmaculada


Selva           Río

                    Cañón del Sumidero

No me mires así

                              Tan sólo quise hablarte




Desde el tejado

La tarde me lleva hacia el recuerdo

y me asomo a la vida sonriéndole

Hay una música palpitante

                              que recorre mi cuerpo

Hay puertas y ventanas que se abren

                              y alzan sus visillos

Y la mañana cómplice nos mira

desde el tejado de mi alcoba


           Hay un loco de amor sobre mi cama




Plegaria para lograr un gran amor


Me dirijo a ti con estas palabras

Apaga esta sed

                    apiádate de mí

Dame tu líquido alimento

enciérrame en tu alcoba

Moldéame

          dame la forma que te plazca

Profana los tesoros de mi cuerpo

¡Oh córcel!

          Cíñeme a tu lomo amantísimo

          Seré el jinete

                                        que se inmolará en tu fuego.





Mar abierto


Como un tam tam lejano en la memoria

golpea lentamente las aceras del sueño

deambula

          de una esquina a otra esquina

          de un rincón

                              a otra parte


Se mueve

flota

          es inasible


El ritual se cumple

Voces de todos lados llegan

                              se deslizan al abismo

                              se diluyen


Ojos

          como cirios perpetuos se consumen


Reverberan las pupilas de la noche


Un sonido seco estrangula el sol de la tarde

¿Hacia dónde dirigen sus pasos

          los que ya no moran en la tierra?

¿Cuál es el color del alma

          para reconocerlos?

¿Alguien los guía?


La vida es mar abierto

en el que todos

                    algún día

                              naufragamos




La primavera ha vuelto

A Raquel Huerta Nava


La primavera ha vuelto

a engarzar flores en los árboles

Ha vuelto como todos los años

y es igual y es distinta


Un viento de Cuaresma

se filtra por los resquicios del alma

Refresca la yerba de nuestro corazón


—La primavera ha vuelto

                              siempre vuelve—


¿Qué nuevo sol de marzo

está nutriendo ahora nuestra tierra?


¿Qué buena nueva sobrevivirá a este canto?


¿Qué lloverá en mayo en la montaña

qué lloverá que no sea fuego?




© Socorro Trejo Sirvent (Derechos reservados. Ver Aviso Legal)

Volver a Número 7: Mayo 2006