Una letanía para vencer al diablo

De La Siega, la enciclopedia libre.

Por Kathia Christensen


Christian Núñez
La burbuja azul
Mérida: unas letras industria editorial, 2009


Portada de La burbuja azul, de Christian Núñez.
Aumentar
Portada de La burbuja azul, de Christian Núñez.
Obra de carácter híbrido, La burbuja azul (unas letras industria editorial, 2009) confunde la infancia con la tragedia. Poemas breves, prosas minimalistas, soliloquios teatrales, sentencias póstumas e ilustraciones del autor perfilan un mapa emocional orientado al cáncer, la esquizofrenia y el aliento de los moribundos. Tres secciones conforman la edición: Libro de los glóbulos blancos, Cien mariposas y Probablemente la lluvia. A través de una red intrincada, con referencias a Los 400 golpes de Truffaut, Cría cuervos de Carlos Saura, la autofagia verbal de Samuel Beckett y canciones como Hurt de Trent Reznor, el libro se regodea en referencias traducibles a su imaginario: una cruza del Super Nintendo, los Playmobil y las películas porno.

Christian Núñez –Mérida, Yucatán, 1981– intenta salvar la propia niñez valiéndose del collage, la fragmentación y la intertextualidad, y hasta ese punto la cosa está clara. No obstante, la sensación de girar en círculos, de no plantear un itinerario de nudo, conclusión y desenlace podrá parecerles un obstáculo a los lectores más ortodoxos. La burbuja azul es, en esencia, un documento ficcionalizado de emociones fuertes, lo más próximo a un bestiario de carencias afectivas y un libro de cuentos de terror para acabar con los secuestradores de niños. Con ironía, vemos entrelazarse múltiples recursos en una promiscuidad discursiva típicamente esquizoide, anónima y omnisciente como la de El innombrable beckettiano.

Siguiendo a Bartleby, la posibilidad de generarse desde una especie de no-lugar subyace al libro como una carta abandonada. Vienen de ahí las referencias al silencio, las frases del tipo “Satán es blanco” y el uso de textos dentro de textos que hacen pensar en castillos de arena lingüísticos (Ejercicio de autoestima # 1, Teoría del llanto, En el hospital, Cosas que importan, The yellow notebook, Soliloquio del autista). Núñez hace literatura como una letanía para vencer al diablo. No se pregunta nada sobre la poesía sino sobre la muerte de la poesía, no se pregunta nada sobre uno mismo sino sobre la muerte de uno mismo. Cuerpo textual y cuerpo real se corresponden y esta similitud permite entender los saltos temáticos, las lagunas.

Unos pasos más allá distinguimos imágenes hechas de recortes viejos, manuales de psicología, relatos bíblicos y revistas de cine. A la par de lo poético, La burbuja azul es un búnker de pájaros negros, mujeres cortadas a la mitad, hombres que reciben primeros auxilios, manos caídas, bocas, brazos, rifles, niñas rezando sin cabeza y epifanías anticristianas. Ionesco poseído por Linda Blair. Pero más allá del aspecto freaky, esta prueba Rorschach sobre la muerte, el aislamiento y la infancia está hecha de honestidad pura.




© Kathia Christensen (Derechos reservados. Ver Aviso Legal)

Volver a Número 16: Marzo 2010