El amor es atemporal, Luis M. Hermoza

25 de abril 2007






El amor es atemporal
-puede leerse también: todos llamamos amor a lo que queremos-


La belleza vino
pero después
e igual la desvestimos
como a plátano de otra isla,
hinchado y deforme,
que nadie quiere pero tú sí,
pero yo sí. Vino.

Recuerdo. Recuerdas.
Al principio era sólo deseo,
perversión,
depravación al gusto. Remover.

La belleza,
mientras removías mi vientre
y lanzabas tus palabras,
mis palabras en ese momento, vino.
Y salió un geranio de tu boca. Y
aplaudieron todos los presentes,
incluso el señor más dormido.

Logré así, en esa posición, ver

tus pulmones
tan azules como manos sin guantes
en invierno después de lluvia,

tu esófago tan ca rra te ro so,

tu garganta que
cuando vibra abracadabras
bota pecanas,
almendras
y maní.

Autor: Luis M. Hermoza





Comentarios




Escribe un comentario

Lo siento, los comentarios estn desactivados para este post